viernes, 18 de septiembre de 2009

Cucharas

"No intentes doblar la cuchara. Eso es imposible. En vez de eso, solo procura comprender la verdad: Que no hay cuchara. Si lo haces, verás que no es la cuchara la que se dobla. Sino tú mismo."



La realidad puesta ante tus sentidos condiciona tu forma de percibir, de pensar, de actuar. Libera tu mente. Yo solo puedo mostrarte la puerta, pero eres tú el que debe atravesarla. Solo entonces comprenderás que no hay puertas.

2 comentarios:

  1. buf, demasiada filosofía!
    este año me va a costar
    asique te pediré prestado unas cuantas cucharas!

    ResponderEliminar